Descenso de Cañones

El Descenso de Barrancos y Cañones consiste en el descenso de un tàlveg que puede presentarse en forma de torrentes, arroyos, ríos, gargantas (más o menos estrechas, profundas), con o sin presencia permanente de agua y pueden presentar cascadas, marmitas, badinas, partes subverticales.

Exige una progresión y superación de obstáculos mediante: la marcha, la natación, los saltos, los toboganes, el descenso por fuertes pendientes, el rápel y otras técnicas de evolución por cuerda.

Esta disciplina obliga a poseer un material y una técnica específica, ligados a la variabilidad del medio natural.

Responsable de la Comisión

Jesus ANTORANZ (canyons@espeleo.cat)

En 1988 la Asamblea de la Federación Española de Espeleología, por la similitud con las técnicas de progresión espeleológicas y por ser los espeleólogos pioneros en su exploración, aprueba la inclusión de esta especialidad en sus estatutos. La iniciativa es aprobada por el Consejo Superior de Deportes y se incluye como especialidad deportiva en la Federación Española de Espeleología. En 1993 el Consejo Superior de Deportes también otorga la competencia a la Federación Española de Montaña.

Las principales diferencias de las dos federaciones competentes con esta especialidad es la forma de entender la seguridad, el equipamiento de los obstáculos y la progresión. La espeleología apuesta por los bloqueadores mecánicos (herramienta básica para un espeleólogo), por llevar más material de seguridad (martillo, espitador, chapas ...) y por ubicar las instalaciones donde se controle la recepción del salto (instalando, si hace falta, un pasamanos recuperable).